La globalización es aclamada por diferentes sectores sociales y rechazada por otros. Sin embargo, es inevitable en el mundo actual.
En Bakun consideramos que la interculturalidad y las características propias de cada cultura en el mundo del trabajo y en la propia sociedad, sirven para enriquecer el entorno.
En este contexto de recomposición social, el liderazgo del siglo XXI requiere de una sensibilidad especial para interactuar con personas de culturas, edades y características muy distintas de las propias.

Así, entre sus múltiples aportaciones, la comunicación intercultural posibilita la creación redes sociales, de negocios innovadores como la cadena de tiendas “The Body Shop”, fundada por Anita Roddick. Ese ejemplo muestra que la competencia intercultural posibilita la expansión a escala mundial, porque se reconocen que todas las culturas tienen distintas necesidades así como patrimonios, todas las culturas pueden aprender de las demás.